HISTORIA TRANSPORTE AEREO

viernes, 28 de diciembre de 2012

67° ANIVERSARIO


Desde su origen, el Grupo de Transporte Estratégico N° 10, cumple infatigable su misión, con los medios disponibles.
Constantemente la ciudadanía, a pesar de su desapego a las labores militares, no deja de volver la vista al sentir el rugido de los tradicionales C-130, que surcan los aires con distintos rumbos.

Sus Tripulaciones en constante entrenamiento dentro y fuera del país, contribuyen a forjar esa mística que desde 1945, ostenta este prestigioso Grupo de Transporte Aéreo.

En la actualidad y bajo el Mando de su Comandante Germán Olave, cumple misiones complejas y de gran relevancia para la defensa del territorio nacional, tales como la vigilancia electrónica y el reabastecimiento en vuelo de las Unidades de combate.


Para ello desde 1995 cuenta con el imbatible "CÓNDOR" y los longevos, aunque eficientes KC-135E.  Se suman las de transporte VIP con el Boeing 737-500 Presidencial y el Gulfstream GIV.


La flota se complementa con un Boeing 767-300ER de gran capacidad y alcance, además del ubícuo B737-300.

Con todas sus aeronaves han desarrollado una labor incansable, con un alto porcentaje de operaciones destinadas al apoyo a la civilidad, desde el oportuno traslado de medios esenciales para la subsistencia humana, después de afrontar catástrofes naturales; rescate de civiles chilenos aislados en paises vecinos o muy lejanos, como el legendario traslado de familias desde el Oriente Medio, cumplida por el hoy retirado "ÁGUILA".

Sin duda que el "atractivo" de cualquier Fuerza Aérea son sus aviones de Combate, pero nada podrían hacer sin el trabajo de los Transportes, primeros en partir y últimos en llegar.

El Grupo de Aviación N° 10, también ha sido la cuna de los helicópteros, desde la llegada de los Bell 47D1, que dieron origen a la "Escuadrilla de Helicópteros" en la Base de Los Cerrillos y hasta la conversión en la década de los 70/80 del legendario Grupo de Helicópteros N° 3 "DAGOBERTO GODOY" en Temuco. Aún así continuó operando alas rotatorias hasta entrado los 90, cuando definitivamente se reactiva el Grupo N° 9 y continúa dedicado sólo a operar aeronaves.

Un Saludo a las Tripulaciones y especialistas que integran este Grupo de Transporte Estratégico N° 10, el sentido recuerdo a quienes partieron cumpliendo su deber y a los que hoy bajo otras alas mantienen viva la tradición del primigenio Grupo de Transporte N° 1, aquel del "elefantito volador", de las fieles "Charlotas" y los herederos de esos todavía briosos "Hércules"

En tiempos de desarraigo a las tradiciones, de materialismo indolente, arrogancia innecesaria, pérdida de la esencia de los grandes valores, se espera que se den el tiempo las nuevas generaciones para meditar acerca de esa rica historia, que es más que un simple y rutinario "trabajo".

POR EL GRUPO 10, SALUD ¡¡¡






miércoles, 20 de junio de 2012

960, Reencuentro con la Historia del 10


por Sergio Pulgar, Investigador Histórico Aeronáutico

Hace 38 años, el 18 de enero de 1974, el FACH 960 despegaba desde El Tepual, con el objetivo de cumplir una nueva misión de ayuda a la comunidad. Con menos medios, pero más y mejor voluntad, se acercaba a los chilenos de esta caprichosa geografía.
Era una de varias misiones que se habían estado cumpliendo, entre Puerto Montt y la zona de Chaitén, en la Décima Región De Los Lagos y jurisdicción de la actual Tercera Brigada Aérea.
La aeronave de dotación del Grupo de Aviación Nº 10 despegaba con tripulación completa y personal de apoyo, ya que, además del traslado de los alimentos y frazadas, debía ser descargado y entregado con celeridad, debido a las siempre inestables condiciones meteorológicas de la zona.

El Mecánico de Servicio en El Tepual, por razones de seguridad de vuelo, no estuvo de acuerdo en que el avión despegase esa tarde de verano, pero, el Comandante de la aeronave, en virtud de pertenecer a otra Unidad, asumió la responsabilidad de hacerlo.

El vuelo se desarrolló con normalidad, hasta entrar en el área de Chaitén, cuando comenzó a acusar mal funcionamiento, por lo cual, la tripulación comenzó a seguir una huella en el terreno, con el objetivo de ubicar un terreno apto para aterrizar.
Al acentuarse las fallas, deciden aterrizar de emergencia y declaran la emergencia, cuando sobrevolaban el sector de El Amarillo, al sur de la localidad de Chaitén; culminando el procedimiento con el avión en tierra, sin desgracias personales, pero con el avión en condiciones irrecuperables.

Fuselaje del 960 captado el 29 de Enero de 2012, Chaitén

La tripulación sólo fue rescatada entrada la noche y el 960 quedó allí, en espera de evaluar la posibilidad de rescatarlo.

Jorge Montenegro, ex Tripulante de C-47 e Ingeniero de Vuelo de C-130 y Boeings, en su reencuentro con uno de los símbolos de la Unidad a la cual dedicó gran parte de su vida profesional; nótese que aún conserva la insignia usada por los C-47 del "10"


Historia fugaz del 960

Hoy, cuando las noveles tripulaciones apenas si miran el actual 960, un ex LAN restaurado en el esquema del accidentado, posado en el Grupo de Aviación Nº 10, mientras se dirigen a cumplir sus misiones en los legendarios HÉRCULES, los ubícuos KC-135E, los ágiles B737 o el enorme B767; difícilmente pensarán en la relevante historia de ese 960, o mas bien del original, que yace semi abandonado al sur de Chaitén.



El 960, de acuerdo a la Monografía de Claudio Cáceres y Sergio Barriga, era un C-47B-1-DL, que habría iniciado su vida operacional el 16 de Julio de 1944, asignado a la USAAF, quien lo comisionó a la Zona del Canal de Panamá. Terminada la Segunda Guerra Mundial, fue adquirido sucesivamente por varios civiles, hasta su incorporación a la Fuerza Aérea chilena, en Noviembre de 1953.
Su única Unidad de destino fue el Grupo de Transporte Nº 10, desde donde le cupo desarrollar las misiones propias de su categoría, hasta que fue elegido para cumplir una de la mayor relevancia hasta nuestros días. Hacer un levantamiento aerofotográfico de la región antártica chilena.
Por supuesto que el planificado raid sólo cubriría hasta la Isla Decepción, por entonces la Base antártica más extrema de la Fuerza Aérea.
Acondicionado para tal efecto, fue sometido, junto a su tripulación a numerosas pruebas, las que incluyeron un vuelo directo de Punta Arenas y hasta Arica, para comprobar la eficacia de las modificaciones, principalmente relativas a carga adicional de combustible y operación de los motores.
Que duda cabe de que se hacía lo adecuado, por entonces y hasta ahora, no hay muchas alternativas una vez cruzado el Paso Drake, salvo que hoy existe el aeródromo Teniente Marsh, pero las caprichosas condiciones meteorológicas son las mismas. Sólo los aviones y sus tripulaciones han cambiado y, bueno, algo la geografía en cuanto al deshielo permanente, pero esa es otra historia ...
Así, el 22 de Febrero de 1966, el FACH 960 con su noble tripulación se lanza a cumplir el desafío, yendo inclusive más allá de la específica misión de levantamiento fotográfico. A su paso por Isla Decepción deja caer víveres y otros elementos, ante el asombro y alegría de la dotación ahí asentada, para luego volver a Punta Arenas y luego a Santiago, cumpliendo una de las proezas aeronáuticas de la aviación nacional y del "10".
 La descripción completa de tal misión es posible conocerla a través de la pluma del General (A) Jorge Iturriaga Moreira, protagonista del evento, en su muy recomendable libro "Infierno en Isla Decepción".


Así el 960 entraba en la inmortalidad y, al parecer, aun no quiere desaparecer del todo, ya que, además de sus proezas y misiones solidarias, en una de las cuales terminó sus días de vuelo; al poco tiempo de accidentarse y ante la dificultad de ser rescatado, los lugareños, cual "jawas" de los 70, le quitaron las alas, trasladando el fuselaje hasta las afueras de Chaitén y lo convirtieron en parte de su casa, acondicionándolo como cocina.
De todas maneras, conservó sus colores, insignias e identificación, por lo que aun hoy es posible reconocerlo con certeza absoluta.


Ahora yace en el mismo lugar en que fuera reacondicionado como habitación terrestre, pero desafectado de su última misión, quizás esperando ese rescate, que ahora sólo la historia y esa Fuerza Aérea que con tanta nobleza sirvió tiene el deber moral de hacerlo.


Así se construye la mística ..., el guante está tirado ...